Marca personal: El olor de los hombres en el trabajo

Pressentia: marca personal

El olor es una parte importante de tu marca personal. Tal vez no te hayas dado cuenta, pero el olfato influye de forma poderosa e inconsciente en la forma en que los demás te perciben en tu entorno de trabajo. Merece la pena que le dediques un poco de atención y te asegures de que la impresión que transmite de ti se ajusta a la imagen que quieres transmitir.

En primer lugar, asegúrate de usar tu perfume de forma adecuada. Como regla general, si puedes oler tu propia colonia es que te has puesto demasiada. Lo aconsejable es que los demás aprecien tu fragancia sólo si se encuentran tan cerca de ti como para poder darte la mano. No se trata de ir dejando un rastro oloroso por donde vayas, sino de que tu fragancia sea una parte de ti tan personal como tus gestos o el tono de tu voz.

Si eres de los afortunados que van a trabajar cada día con traje, piensa en la forma en que has elegido tu atuendo. Un traje bien cortado, confeccionado con un paño de calidad. Una corbata y unos zapatos que reflejan tu carácter. Tu perfume es parte de ese conjunto, y su estilo dirá sobre ti más de lo que imaginas. Si tu atuendo laboral es más flexible, probablemente eres consciente de que tu ropa y tus complementos, junto con tu perfume, son elementos importantes en tu marca personal y en la idea que la gente se hace de ti en el trabajo.

Una fragancia cítrica, ligera y fresca es una opción sencilla, amable y poco arriesgada. Las maderas nobles, el ámbar y los almizcles sugieren un espíritu sereno y seguro de sí mismo, más bien conservador. Las especias y las notas gourmand denotan un impulso creativo, dinámico e inquieto. Los acordes aromáticos remiten al gusto por lo natural, simple y sin complicaciones. La vainilla transmite calidez e intimidad. El cuero, el tabaco y las notas florales se asocian con la voluntad de destacar. Tu perfume ideal para el trabajo es el que refleja en estos atributos la forma en que tú quieres que te valoren profesionalmente.

Ten en cuenta que hay situaciones en las que es mejor prescindir completamente del perfume. En ciertos ámbitos laborales, como la sanidad, conviene minimizar los aromas en la medida de lo posible. Si trabajas en un restaurante, tu fragancia puede perturbar la apreciación de los sabores. También puede suceder que en tu trabajo haya personas a las que el perfume les cause reacciones molestas, desde problemas de concentración hasta dolores de cabeza. En estos casos, como en muchos otros, el sentido común es el mejor criterio.

Cómo potenciar tu marca personal

Elige tu fragancia con cuidado. Tal vez llevas muchos años usando la misma colonia. ¿Llevarías durante años la misma corbata? Es posible que hayas elegido tu perfume por la imagen prestigiosa de su marca, o porque es caro y huele bien, o porque alguien te lo regaló y seguiste usándolo. Cuando puedas, acércate a una buena perfumería y prueba unos cuantos aromas distintos. Así sabrás si el perfume que usas es el que mejor encaja con tu marca personal.

Y si buscas algo único, en Pressentia diseñamos tu perfume a medida, sólo para ti, de acuerdo con tu marca personal. Podemos crear una fragancia pensada para que la uses en el trabajo y, si quieres, otra distinta para ocasiones más especiales. Tu personalidad tiene distintas facetas, y para cada una de ellas hay un perfume que te permitirá transmitir una buena imagen de ti mismo y te hará sentir mejor.

Comentarios desactivados en Marca personal: El olor de los hombres en el trabajo